jueves, 22 de febrero de 2018

Zaragoza, a 15 de febrero de 2018

La Asociación Libre de Abogad@s de Zaragoza denuncia la detención ilegal y expulsión de dos compañeras abogadas defensoras en el procedimiento de Gdeim Izik por parte de las Autoridades Marroquíes.
Las compañeras, Ingrid METTON y Olfa OULED, abogadas del Colegio de Abogados de París, aterrizaron en el Aeropuerto de Casablanca con la intención de ir a visitar a su cliente a prisión donde cumple condena por el Juicio de Gdeim Izik. A su llegada el lunes sobre las 20:40 fueron detenidas y privadas de sus pasaportes y puestas «bajo escolta policial» dentro de la zona internacional del aeropuerto, durante más de 18 horas antes de ser expulsadas del territorio. Dicen en su comunicado:
«Nosotros, Ingrid METTON y Olfa OULED, abogadas del Colegio de Abogados de París, expresamos nuestra más profunda indignación por los obstáculos e impedimentos impuestos ante el ejercicio de nuestra profesión y el derecho a la defensa de nuestros clientes.»
Desde ALAZ nos sumamos a su indignación y denunciamos la falta de pronunciamiento y de acción que desde los Organismos Institucionales competentes (tanto nacionales como internacionales) existe cuando suceden estas expulsiones ilegítimas. Apelamos al conjunto de la Abogacía para que se dé la respuesta debida a estas expulsiones que Marruecos practica con total impunidad. El Derecho a la Defensa nunca será respetado por el Estado de Marruecos mientras se mantengan estas prácticas ilegales.

Mientras, el pasado mes de julio de 2017 el Tribunal Penal de Primera Instancia de Marrakech condenó a un grupo de estudiantes saharauis a condenas de 3 años 10 años de prisión. El juicio llegó a suspenderse hasta 12 veces. Los estudiantes denuncian que su detención se debió principalmente a sus creencias políticas con respecto a la causa del Sáhara Occidental y haber sufrido torturas y malos tratos por parte de las Autoridades Marroquíes. En la actualidad se está celebrando el Juicio de Segunda Instancia, suspendido por tercera vez el pasado martes y se reanudará el próximo 13 de marzo. Esperamos que la Comunidad Internacional no mire para otro lado de nuevo y se haga caso de las denuncias que los y las Observadores/as Internacionales, en su caso, hagan al respecto. Así como que Marruecos no vuelva a impedir el trabajo de tales Observadores/as en su labor por la defensa y promoción de los derechos humanos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario